Los puntos pivote: identificando cambios de tendencia

Los puntos pivote identificando cambios de tendenciaUno de los instrumentos de análisis técnico más utilizados por los traders de todo el mundo para establecer los niveles de soporte y resistencia son los puntos pivote. Los soportes y las resistencias definen movimientos de precios, tendencias y en definitiva son como los bordes de los canales que nos guían, para movernos dentro de su cauce y no salirnos de precio. Pero vayamos a lo que nos interesa, la definición de la palabra pivote que nos da el diccionario de la Real Academia Española es la siguiente: “Extremo cilíndrico o puntiagudo de una pieza, donde se apoya o inserta otra, bien con carácter fijo o bien de manera que una de ellas pueda girar u oscilar con facilidad respecto de la otra”. Esta palabra viene del francés “pivot”, que en español se traduce más bien con la palabra “perno”. Todo esto nos ayuda a entender mejor qué es un punto pivote en el trading.

En un gráfico cualquiera dentro de los que nos provee el análisis técnico, un punto pivote nos indica el punto en el que una tendencia cambiará y que deberemos tener presente al momento de realizar algún movimiento con nuestra posición. En realidad, la variación que el punto pivote prevé se refiere más al “sentimiento del mercado” que a la inversión concreta. Se trata pues de un modo de anticipar el momento en el que realmente los precios invertirán su dirección, pero para llegar a hacer esto, a lograr este objetivo, es preciso haber estudiado a fondo los comportamientos del mercado y para esto a su vez es necesario capacitarse con algún buen curso sobre trading orientado hacia los puntos pivote.

Los puntos pivote se calculan con 5 cifras distintas: el nivel mínimo, el nivel máximo, el cierre, la apertura y el punto pivote del día anterior. Este último no es más que el cálculo de los soportes y las resistencias que se dieron en la víspera. Existen algunas variaciones de cálculo que utilizan la apertura del día en curso en lugar del pivote del día anterior pero este es el modo clásico de calcular el punto pivote. Otras variaciones son las que propone Tom DeMark, presidente de Market Studies Inc., o bien el método Camarilla. Ahora que sabemos lo que es un pivote y cómo se calcula, veamos cómo se usa en el trading que es hacia donde dirigimos nuestros esfuerzos. Como ya hemos visto, un punto pivote nos ayuda a identificar una inversión de tendencia. El punto pivote actúa como un nivel y esto puede descifrarse en que si el precio se mantiene estable en este nivel, la tendencia sigue su curso, si en cambio el nivel es roto hacia arriba, se iniciará una tendencia alcista. Luego por el contrario si se rompe hacia abajo la nueva tendencia será bajista.

Una segunda forma en el que un punto pivote es utilizado es para identificar el momento correcto para entrar y para salir del mercado, algo que es imprescindible tener claro si deseamos tener éxito en el trading. Se puede poner una orden de venta límite en un soporte o un stop loss en una de la resistencia pero en todo caso es obvio que el soporte es considerado soporte y la resistencia,  resistencia en base a la dirección de la tendencia. Muchos traders, incluso aquellos profesionales que operan en nombre de las grandes empresas de inversión utilizan los puntos pivote, sin embargo hay que hacer algunas precisiones respecto a este tipo de indicador: si bien es posible calcularlo a medio o largo plazo, eligiendo los valores de la semana precedente en lugar de los del día precedente, los puntos pivote resultan mucho más eficaces si se les emplea en estrategias a  corto plazo. Esta seguramente sea la modalidad que estemos utilizando si operamos por ejemplo en mercados como el de Forex donde abrimos o cerramos posiciones prácticamente a diario por la forma que opera el mismo. Además, como para cualquier otra estrategia, es aconsejable utilizar también otros indicadores en paralelo para confirmar o descartar tendencias. Los puntos pivote nos dan información sobre la dirección de la tendencia y sobre el posible momento en el que habrá una inversión. Este tipo de información puede ser confirmada por ejemplo con indicadores de fuerza.