Guía rápida de velas japonesas

Guía rápida de velas japonesasUsadas desde el siglo XVIII en Japón pero solo desde los años 90 en occidente, las velas japonesas son hoy el instrumento de análisis técnico más utilizado por la mayoría de los traders en todo el mundo. Se crearon para poder visualizar de una manera sencilla los cambios de precios en ciertas mercancías que se movían en ese entonces y desde ese momento, no se han dejado de utilizar convirtiéndose en un importante aliado para los inversionistas que cuidan de sus intereses. En los hechos, se trata de una curva de precios definida por velas en lugar de puntos. Cada vela tiene un cuerpo, que corresponde a un rectángulo más o menos largo, de color blanco si es alcista y de color negro si es bajista, y dos sombras, es decir una línea vertical arriba y otra abajo del cuerpo. Estas sombras pueden ser más o menos largas o incluso inexistentes.

Los gráficos de velas japonesas, al igual que los otros indicadores de análisis técnicos, pueden ser usados en distintos periodos de tiempo. Pero veamos qué tipo de información nos ofrecen las velas japonesas. El cuerpo de la vela indica arriba el cierre y abajo la apertura del mercado, mientras que las sombras indican el nivel mínimo y máximo de ese día, algo que se puede ir graficando para tener un histórico de precios en nuestro archivo personal. Además de esto, las velas pueden ser leídas de manera individual o en base a los patrones formados por grupos de varias velas, algo que para ser comprendido debe ser estudiado durante un cierto período de tiempo, de forma de no incurrir en errores por falsas señales en estos instrumentos del análisis técnico.

Leídas individualmente obtenemos información acerca del modo en el que se comportó el mercado en un día. A modo de ejemplo, se habla de días largos para aquellos que presentan una vela larga porque el precio de apertura difiere mucho del de cierre; por el contrario los días cortos son aquellos representados por velas de cuerpos cortos. Una vela de cuerpo corto o sin cuerpo, es decir que representa un día en el que el precio de cierre y el de apertura son iguales, sobre todo si tiene largas sombras, lo que señala que durante el día los precios oscilaron mucho, representa un mercado con fuerte indecisión lo que marca cierto nivel de incertidumbre en los inversores. Por el contrario, las velas de cuerpos robustos indican claramente las tendencias y se pueden tomar en cuenta para realizar los movimientos de cierre o apertura de posiciones.

En lo que se refiere a las tendencias, las velas japonesas son muy precisas, y es aquí en donde intervienen los patrones. Normalmente los patrones están formados de 1 a 5 velas y se dividen en dos grandes categorías: los patrones de continuidad y los patrones de inversión. La lista de patrones es bastante amplia, por lo que aquí incluiremos solo algunos ejemplos para dar una idea de como funcionan en la práctica, comentando acerca de dos de las formas más conocidas.

  • Vela envolvente / vela interior: se trata de un patrón de dos velas. En el caso de la vela envolvente, el cuerpo de la segunda vela es más largo y envuelve el cuerpo de la primera y corresponde a una tendencia alcista. En el caso de la vela interior, la segunda vela es más corta que la primera, y se presenta en una tendencia bajista. Se trata de un patrón de inversión, por lo que la vela envolvente, que es alcista, se presenta al final de una tendencia bajista, y la vela interior, bajista, al final de una tendencia alcista.
  • Estrella fugaz: es también un patrón de inversión que aparece en una tendencia alcista para indicar un cambio bajista. Se caracteriza por una vela blanca seguida de una vela negra con forma de martillo invertido (cuerpo corto y sombra superior larga) cuyo cuerpo inicia por encima de la sombra de la primera. El mínimo del cuerpo de la segunda vela es considerado un nivel de confirmación, que tiene que ser cruzado por el precio para que la inversión sea confirmada. En una tendencia opuesta, el patrón equivalente es el del martillo invertido.